Proyecto: Vivir en el Campo

Bienvenidos y buena suerte

| 11 Comentarios

……….. ::: ………..

Con estas primeras palabras doy por inaugurado mi blog “Proyecto: Vivir en el campo”. Al elegir el título he intentado que fuera lo más descriptivo posible, que a primera vista diera a entender un poco qué es lo que busco y de qué puede ir este espacio. Aún así, con esta primera entrada me gustaría darme un poco a conocer y pasar a explicaos mis inquietudes y aspiraciones.

Soy un muchacho de 25 años y siempre me he considerado alguien especial. Creo que a todos en mayor o menor medida nos pasa lo mismo, creemos haber nacido para ser “alguien” en la vida o puede que nos lo hayan ido haciendo creer a lo largo de nuestra infancia, si es que eran nuestros padres los que tenían esas aspiraciones hacia sus hijos. El caso es que llega un momento en que por una cosa o por otra todos nos encontramos soñando con ser guapos cantantes como Bisbal, futbolistas de éxito como Torres o quién sabe si como Nadal. Otra tendencia, depende de nuestras aficiones y/o las de nuestra familia, es la de querer llegar a presidente de los EEUU (véase el reciente éxito de Obama), ser tan interesantes como el doctor House o conseguir una letra en la Academia de la Lengua como Pérez Reverte. Pero la realidad es, ¿si consigues algo así ya eres alguien? o por el contrario, ¿si no lo consigues no eres nadie?

Después de mucho meditar sobre este tema he llegado a varias conclusiones. No puedo decir que me costara mucho trabajo llegar a plantearme este tipo de cuestiones porque siempre he sido, digamos, un tanto rebelde. Pero he sido rebelde incluso contra el estereotipo de rebeldía al uso. Simplemente he intentado vivir las experiencias que he considerado adecuadas a cada momento de mi corta vida y no negaré que a veces he tomado determinadas decisiones con el objetivo de ir a contracorriente. En cualquier caso, soy consciente de que a alguien con una mente más “organizada” puede llegar a costarle más trabajo el plantearse ciertas cosas en un determinado momento. Cosas como, ¿qué es ser alguien?

Considero que un “alguien” deber ser aquel que viva conforme a sus creencias (del tipo que sean), que busque su felicidad y que la logre. En mi concepto entran, por supuesto, esas personas que buscan notoriedad social y altísimos grados en la escala del honor. Pero entran siempre y cuando en su fuero más interno consideren que eso es lo que les hace más felices. No creo necesario hacer alusión al manido tema de las estrellas de cine “echadas a perder”, víctimas de la infelicidad que se revuelcan en sus montañas de dinero buscando consuelo.

Mi concepto de felicidad puede resultar a algunos un tanto egoísta pero yo creo que precisamente quien piensa esto es el egoísta. No voy a predicar el “desapego” a los bienes y las personas en plan budesco, pero sí es cierto que teniendo tacto con nuestros seres queridos nos debemos a nosotros mismos actuar conforme a nuestra conciencia y mentalidad. Aunque las decisiones que tomemos respecto a nuestra vida no sean bien vistas por nuestros familiares y amigos, ¿no es más cierto aún que ellos desean nuestra felicidad? Si este es nuestro modo de conseguirla lo lógico es que en este caso comprendan nuestras decisiones y las acepten. En definitiva, con todo esto lo que quiero hacer comprender al posible lector (no sé si probable) es que uno debe pensar qué es lo que le hace feliz y luchar por ello… claro está y este es un tema que veremos profusamente más adelante, es fundamental ver si nuestras ideas se pueden llevar a la práctica.
Hecha esta reflexión y quién sabe si justificación de mis anhelos, me gustaría pasar a haceos partícipes de lo que mi novia y yo estamos buscando.

Aunque no lo parezca, en breve haremos seis años juntos. Durante estos años de conocernos y querernos cada día más, hemos ido madurando un proyecto de vida como supongo hacemos todos. Somos grandes amantes de la naturaleza, de la tradición, lo artesanal, la historia, la vida social de los pueblos y su tranquilidad, una cierta autarquía y autoabastecimiento. Seguramente se me queden conceptos entre los dedos, pero creo que os podéis hacer una idea. Tenemos la suerte de tener los dos trabajos, en mayor o menor medida estables y nuestras vidas parecen ir organizándose, como se suele decir. Hemos vivido tres años juntos en una casa de alquiler y pensamos casarnos pronto por deseo propio. Nuestras familias ven que vamos “asentando” la cabeza después de nuestras alocadas decisiones de vivir juntos sin antes “tener nada”, es decir, trabajando en precario en empleos de mala muerte y sin habernos casado. Si algunos de vosotros se hace asiduo lector de nuestros artículos iréis viendo cómo somos, pero nuestro trabajo nos ha costado llegar a donde estamos. Cualquiera podría decir que tenemos mucha suerte porque tenemos empleos de despacho con más o menos comodidad. El tema, sin embargo, es que esto no es lo que queremos, no es lo que necesitamos para ser real y completamente felices. Lo que verdaderamente llenaría nuestras vidas sería vivir en el campo y del campo, o al menos desarrollar un oficio artesanal de los “de toda la vida”, que nos permitiera estar juntos, ver crecer a nuestros hijos en un entorno rural idílico (desde nuestro punto de vista), sanos, tostados por el sol y acostumbrados a los animales y las plantas y, cómo no, también a la crueldad de la naturaleza. Pero todo esto me gustaría desarrollarlo con más detenimiento en próximos artículos. Un saludo a todos y espero no suscitar vuestro aburrimiento.


11 Comentarios

  1. Espero que consigáis hacer realidad vuestro sueño y nos lo contéis.

  2. He estado leyendo parte de vuestras andanzas en la vida rural, y como es de esperar no todo es un camino de rosas, sin embargo, el hecho de poder vivir según tus convicciones quita con creces cualquier obstáculo por grande que sea. Vivo en la ciudad desde que tengo uso de razón y cada vez más siento un apego hacia la vida en el campo, con esa pizca de anhelo y utopía del que ignora los contras y sólo ve los pros. El problema principal es la falta de recursos económicos, y por supuesto, la falta de base o conocimientos administrativos y el desenvolvimiento en el entorno, empezar no desde cero, si no casi diría desde -1. Supongo que esta es la época de la coyuntura, y de la búsqueda de modelos que proporcionen valores reales y de calidad, dada la saturación que tenemos actualmente y el ritmo vertiginoso que se nos impone, buscar alternativas de vida es algo que está a la orden del día, y sólo unos pocos avispados o afortunados (léase que “tienen fortunas”) pueden llegar a realizar…
    También las infraestructuras pueden ser un problema, en el caso de no tener cercanía a centros hospitalarios, escuelas, etc. Otro dato a añadir, sobre un estudio sobre salud de la población rural realizado por la Sociedad Española de Medicina General: “Vivir en el campo, sin embargo, tiene sus inconvenientes. Uno de ellos es el retraso de los servicios de emergencia cuando una persona sufre una crisis cardiovascular aguda. Un solo dato lo ilustra: el 45,98% de los fallecidos en el campo mueren por un infarto de miocardio o cerebral o por una trombosis, 7,5 puntos más que la media nacional (un 37,5%)[…]La incidencia de las enfermedades infecciosas también es notablemente superior en el campo. Así, el 15% de los fallecidos en el ámbito rural mueren por una infección respiratoria, mientras que en el urbano ese porcentaje es de casi la mitad.Esta proporción se mantiene también en la prevalencia de las enfermedades infecciosas estudiadas (tuberculosis, brucelosis y gastroenteritis).Varios factores lo explican. Primero está la mayor exposición a las inclemencias meteorológicas y a todo tipo de focos infecciosos que se da en el campo, en comparación con un medio urbano, que está más contaminado pero es más aséptico.También influye el mayor consumo de agua de pozos y manantiales y el de alimentos sin ningún tipo de control sanitario, con el lógico riesgo de contaminación bacteriológica”.
    Pudiendo elegir, la vida en el campo parece la opción más auténtica.

    Un saludo, os seguiré leyendo.

  3. Hola amigo anónimo, la verdad es que la cosa está complicada para los que no somos afortunados jejeje pero bueno, no hay que desesperar. Con perseverancia todo se consigue.

    En cuanto a la salud en el campo y tal, creo que he leído algo de eso, os dejo un enlace por si os interesa.

    Ventajas e inconvenientes de vivir en el campo

    Ciertamente la distancia con los hospitales es determinante para enfermedades de tipo cardiovascular, pero bueno, no todo es perfecto. Un abrazo, me alegra que te haya interesado mi blog y espero verte por aquí a menudo.

  4. Hola Gamusino. Un año despues conozco este blog por medio de sindinero.org…. estoy empezando a leerte… de momento ya estas en mis rss de google… 😀

    Un saludo!

  5. а все таки: отлично! а82ч

  6. Hola Adara, bienvenida! Pues no conozco sindinero.org, pero seguro que si me has conocido por allí debe ser una buena página, la tengo que visitar. Espero que me sigas leyendo. Un abrazo

  7. Muy buenas a todos.
    Gamusino, no sabes lo que me alegra leer este primer post que escribirte porque, con 24 años que tengo, pienso igual que tú. Estoy encaminando mi vida a lo que se considera, entre comillas, un futuro, y puede que de éxito, en mi profesión. Si embargo, por más que pienso en qué sería lo máximo a lo que podría llegar, aún estando en la cúspide, creo que eso no podría hacerme más feliz que disfrutar día a día de cada momento en el campo, con otro tipo de vida, en lugar de consumir el tiempo trabajando en una oficina, dejando escapar la vida y esperando siempre que llegue algo mejor.
    Me gustaría dar el paso pero, enlazando con lo que dice Anonymous, carezco de recursos. Además, no quiero hacerlo sola; precisamente lo que me gustaría es poder disfrutar del tiempo con mis seres queridos, o con nuevas amistades, pero no he encontrado quien quiera lanzarse a esta aventura. ¿Algún consejo?

  8. En el camino de vuelta a mi ser más íntimo me encuentro con tu página. Me has hecho reír de alegría cuando he leído el título de ésta. Parece que vuelve la confianza, a pesar de tener la sensación de que la gente de mi alrededor no entendería nada de lo que me inquieta. Gracias.

  9. Pingback: A medio camino | Proyecto: Vivir en el Campo

  10. Hola, navegando por internet me he chocado con tu sitio, precisamente buscando informacion sobre gente que se ha ido a vivir al campo, llevo desde hace 2 años o asi pensando en hacer un proyecto muy parecido al tuyo, tengo 21 años y he decidido irme a vivir al campo, yo creo que lo tengo mas facil, tengo la finca ya y media casa hecha, tengo pensado irme definitivamente el dia 20 de Marzo del 2013, me quedan muchas cosas pero al igual que tu voy poco a poco, mi proxima cosa sera vallar la finca ya que tiene la tipica valla de piedra de las de antes, espero aprender mucho en este sitio, me lo añado 🙂 Un saludo desde Ávila!!

  11. Gradioso, es muy revitalizante leerte. Soy de pocas palabras la verdad. Me agrado encontrar este blog y conocer de su ya iniciado proyecto. De mi parte muchas bendiocones. Gracias 🙂

Deja un comentario

Campos requeridos marcados con *.