Proyecto: Vivir en el Campo

Aprender de lo antiguos

| 2 Comentarios

………. ::: ……….

La gente de campo ha sido desde siempre más práctica de lo que hoy pudiéramos imaginar. Actualmente, cuando nuestro mundo entra en contacto con las prácticas rurales de antaño, muchas de ellas nos chocan sobremanera. Esto es así porque nosotros no nos encontramos en su situación y, por lo tanto, no nos surgen los mismo problemas que, sin duda, lo más probable es que en su situación hubiéramos solucionado de un modo similar.
Así tenemos el caso de las camas. Las camas antiguas eran altas, en algunos casos muy altas. Esto, que hoy nos pudiera parecer algo anecdótico, claro que tiene su sentido. Las casas antes no era lo que son ahora, las puertas no cerraban bien, había muchos rincones y recovecos, en las “cámaras” (buhardillas) se guardaba paja y alimentos, e incluso en muchos casos los animales tenían que pasar por mitad de la vivienda para ir desde la calle hasta el establo o la cochiquera. Resulta entonces normal que hubiera pulgas, chinches y ratones, unos abandonados por los animales y otros atraídos por la comida y el calor. Las camas altas evitaban tener problemas con estos amigos en sus nocturnas correrías y, por otra parte, aislaban más a la gente de las humedades del suelo. Por ese mismo motivo también existían cestos de mimbre o esparto para colgar del techo,… ciertamente los ratones lo tendrían mucho más complicado para llegar hasta allí que a la mesa del comedor.

Otro ejemplo son las ventanas minúsculas en muchas casas. Antes el cristal resultaba más caro y las ventanas no eran lo aislantes que son ahora. Por supuesto, estamos hablando de las casas normales, el vizconde de tal no tenía estos problemas. Haciendo pequeñas ventanas evitaban perder calor disminuyendo las rendijas por donde se podía ir y la superficie de cristal (no eran climalit).

Así podríamos exponer infinidad de situaciones. Por eso yo, cuando encuentro alguna cosa por el estilo que no entiendo, procuro ponerme en situación para intentar imaginarme qué solución me pudo aportar. Esto es algo que, si cambiamos de vida y nos vamos al campo, puede que nos resulte muy útil. La vida en el campo ha cambiado mucho, pero también hay muchas cosas que se siguen haciendo igual porque, a fuerza de probar y trabajar, se ha demostrado que la forma tradicional es mejor. Si aprendemos de lo que otros ya solucionaron es un paso que nos ahorraremos. Un abrazo a todos.

Quizás también te interese:


2 Comentarios

  1. Curioso y muy sabio a su vez.
    saludos

  2. Este tipo de artículos son lo que yo llamaría “de pensamientos”… caigo en determinado detalle y antes de que se me escape lo apunto por si a alguien le puede inspirar para algo o serle de ayuda. Un abrazo!

Deja un comentario

Campos requeridos marcados con *.