Proyecto: Vivir en el Campo

La seguridad en el campo

| 5 Comentarios

………. ::: ……….

Cuando alguien toma la decisión de cambiar de vida radicalmente, quizás dejar su trabajo, hacerse de una nueva vivienda fuera de un área metropolitana y vivir en el campo con las abejas y las flores debe tener también en cuenta otros factores. No todo lo son las hortalizas y los frutales, como ya comenté en la introducción al calendario jardineril. Hay otros aspectos que, aún siendo salvables, hay que asumirlos como parte de nuestra nueva vida e intentar solventarlos o paliarlos.

Uno de ellos y el que más preocupa a mi compañera de fatigas (vamos, a Piscolabis) es el de la seguridad. Una casa perdida más o menos en el campo, sola y con cierta maquinaria de labor, es siempre más vulnerable. Esto, no nos engañemos, no es algo de ahora. Ha pasado de toda la vida de Dios, como decía aquel. Y tampoco nos podemos comer de ojos a la ciudad, ya sabemos que hay robos hasta de día.

Lo que sí es cierto es que la vida en rural es mucho más social, aunque parezca mentira. Se tiende más a colaborar unos con otros, conoces a tus vecinos y al dueño de la ferretería del pueblo,… y puedes estar seguro de que si alguien ve movimientos raros de coches o furgonetas cerca de tu casa se van a extrañar y harán algo al respecto. Esto puede o no ser influyente depende de si vives a las afueras de un pueblo o ya más lejos.

Podemos tener perros, no ya para protegernos que quizás también, sino al menos para que avisen si tenemos un intento de robo. Por su propio bien, hay que procurar que nuestros guardianes no estén atados, para evitar dejarlos en una posición vulnerable. Pero deberemos tener en cuenta que son animales y no los podemos dejar tampoco expuestos a que les hagan daño.

Lo más lógico es instalar alarmas que avisen en caso de intrusión y mejor aún si están conectadas con una empresa de seguridad o si, al menos, tienen una cámara de vigilancia remota que si nos vamos de viaje podamos consultar para llamar nosotros mismos a las autoridades.

Ya pasaron los tiempos en que la gente hacía fosos alrededor de su castillo o esperaban sentados en el porche de su rancho con la escopeta cargada. No obstante, asegurando bien la vivienda para evitar que nos sorprendan no deberemos temer nada. Bastará con que, si son persistentes aún habiendo sonado la alarma, llamemos a la guardia civil.

Todo esto no debe echarnos atrás pues si somos cuidadosos con este tipo de temas y no nos dormimos en los laureles pensando “a mi no me van a robar”, podemos ahorrarnos algún que otro susto. En cualquier caso, creo necesario ver todos los puntos de vista de nuestro cambio de vida antes de tomar una decisión definitiva. Un abrazo a todos y espero que mi próximo artículo os anime más.

…………………..

Quizás también te interese:


5 Comentarios

  1. En mi caso, el tener perros con la única finalidad para que me protegan creo que supondría un problema moral ya que no podría soportar que le pasara algo a uno de mis perros.
    Esta bien, el tenerlos para que te avisen pero a veces he visto noticias de robos y los perros ni habían ladrado.
    Siempre es bueno tener animales que te den compañía pero en mi caso prefiero que me roben a peder mi perro.
    Es un comentario general sobre la seguridad, no es un crítica al tuyo. Saludos

  2. El tema de los perros, estoy de acuerdo contigo, es muy delicado. De hecho, y por eso comentaba que no se deben dejar atados, los estás exponiendo a que les hagan lo que sea con tal de que no armen jaleo.

    Este es un tema bastante controvertido, hay opiniones para todo. Personalmente, tengo perro pero no con estos fines y creo que de planteármelo, lo vincularía mucho al carácter de mi perro, su raza, lo confiado que sea… Necesitaría tener la total confianza en que el perro no comería de manos ajenas y ese tipo de cosas.

    En fin, a ver si alguien tiene más ideas sobre cómo guardar una casa de campo. Un saludo y no te preocupes, intento plantear a los lectores situaciones que pueden surgir y propuestas de cómo solventarlas, pero no me lo tomo como una crítica. Un abrazo

  3. Lo de lo perros pase pero eso de irte a vivir al campo, lejos de la ciudad e instalar un sistema de seguridad?? No choca un poco?Aprovechemos el que nos alejamos para dar la espalda a la tecnología. y sí, yo estoy ahora mismo empleando un ordenador pero la razón es sencilla, aún estoy atrapada en la urbe y mientras esto sea así seguiré usando sus medios para manifestarme.

  4. Me llama un poco la atención la teorización continua que ejerce la mayoría de la gente que opina en este proyecto.

    No soy un asiduo, pero me da la impresión que la mayoría no vive en el campo, y opina desde un planteamiento idílico que nada tiene que ver con la realidad. Las reflexiones de Gamusino, podré compartirlas en mayor o menor medida, pero al menos tienen el toque de realismo del que realmente persigue una idea.

    Pero al leer a Fu, me da la impresión que para ella vivir en el campo es un sueño inalcanzable, un “en mi otra vida” o si “volviera a nacer”… Qué tiene que ver vivir en el campo con vivir en la Edad Media.

    Creo que si algo he aprendido después de un año en mitad de la sierra, el vecino más próximo a 700 m, es que la mente tiene que estar abierta a nuevas sensaciones, que la gente de aquí tiene mucho que enseñarme, y que si las condiciones fueran vivir aquí sin comodidad ninguna o en el centro de Madrid, con las que pueda haber, me hubiera quedado en el centro de Madrid. Pero me he venido para aprovechar las ventajas de uno y otro lugar.

    SALUD

  5. Coincido con enriquismos en este aspecto. La idea es aprovechar lo mejor de los dos mundos sin que signifique un sacrificio sino tu eleccion de estilo de vida. Estamos de acuerdo que todo no se puede tener pero eso no quiere decir que necesitemos ni la mitad de lo que hoy tenemos a nuestro alcance pero tampoco irse al campo significa dejar atras herramientas como el movil o el internet. La mejor alarma en los pueblos y en la ciudad, es la vecina… hay que llevarse bien en los vecinos. Un perro muy bien en muchos aspectos pero no podemos dejarles esa responsabilidad.

Deja un comentario

Campos requeridos marcados con *.