Proyecto: Vivir en el Campo

¿Por qué vivir en el campo?

| 14 Comentarios

………. ::: ………

Hace tan solo dos meses que comencé mi andadura con este blog y echando la efímera vista atrás, me gustaría hacer una pequeña pausa y recapacitar sobre los temas que he tratado.

Hemos hablado sobre todo de cómo afrontar este reto que supone dar un giro brusco en nuestras vidas, he intentado hacer aportes prácticos de cultivos y plantas en general y ofreceros temas que pudieran ser de interés para gente con nuestros intereses. Sin embargo, lo primero que se me viene a la cabeza que no hemos tratado, aparte de muchas otras cosas, es por qué vivir en el campo. Como decía Ian Malcom en Jurassic Park, estaban tan ocupados en ver si podían que no se pararon a pensar si debían. Nosotros no nos vamos a dedicar a la clonación y reproducción de especies extintas, pero a nuestra escala este tema tiene una importancia brutal, al menos para nuestra vida.

Yo, por mi parte, puedo aportar mis razones para cambiar de vida y, quizás, proponer algunas otras que se me ocurren. En cualquier caso, no voy a entrar en valoraciones de si son mejores o peores pues creo que hay situaciones y personas como colores. Haciendo un inciso, debo reconocer que me ha picado la curiosidad y acabo de buscar cuántos colores existen, pero he encontrado respuestas tan variopintas como varios millones, tres o ninguno.

Normalmente no soy consciente de todas las razones que me impulsan a la naturaleza, así que os aseguro que darle nombre a ese amasijo de sentimientos, deseos y sensaciones es todo un reto.

Por un lado, con el paso del tiempo me voy dando cuenta de qué poco me gusta la vida urbana. Si tuviera que hacer un esquema este sería uno de los puntos principales de mi argumentación. En la historia de la humanidad, las ciudades, con honrosas y limpias excepciones, han sido focos de infecciones, enfermedades y malechores (tanto de mangas blancas como de navaja al cincho). La sociedad no estaba preparada para asumir una alta población, tanto para abastecimiento de aguas como para desagüe de las residuales. Esto trajo multitud de enfermedades a lo largo de la historia, de hecho fue en las ciudades donde las plagas se cebaban.
Posteriormente, con la industrialización, también fue en las ciudades donde se soportaban tasas inhumanas de humo de combustión, inmundos barrios de obreros,…
Hoy día, podemos creer que todo esto ha cambiado, nuestras ciudades son más limpias y todo eso. ¿Realmente es así?

  • Cuando bajo de la sierra, sobre mi ciudad hay una espesa nube de polución oscura de la que no eres consciente cuando estás dentro. Y eso que no está industrializada en absoluto. ¿Esto no nos está matando?
  • También tenemos antenas de telefonía móvil por todas partes que quién sabe qué nos puede estar generando, aunque lo suponemos.
  • Suponemos que el agua de nuestros grifos está depurada y es apta para su consumo. Podemos suponer muchas cosas pero, hace poco hubo una rotura en una calle cerca de la mía. ¿A que no sabéis de que eran las tuberías? De amianto… sin comentarios.
  • Esto no es algo sólo propio de las ciudades pero ¿qué estamos comiendo? Aún suponiendo que seamos gente más o menos sana y no consumamos muchos productos prefabricados y ese tipo de cosas, ¿es normal que la fruta que nos venden no tenga ni un picazo?

En definitiva, una de mis razones está claramente motivada por la salud, me preocupa mi salud y la de mi familia. Esto enlaza con otra de mis motivaciones, mi familia. Aún no tenemos hijos, precisamente porque tenemos la intención de criarlos en un entorno rural, más natural. Queremos que nuestros hijos conozcan lo que es salir a jugar al campo desde bien pequeños, encontrarse la puerta de la casa abierta, ver y conocer a los animales y las plantas durante todo el año. También hay cosas con las que no me gustaría que crecieran, como una infancia encerrados en un piso, jugar solos, no conocer el campo nada más que de vista, las videoconsolas, la comida basura y un salón con la tele de fondo. Algunas de estas cosas las podría evitar aún viviendo en una ciudad, pero hay otras que no. En fin, considero que este tipo de vida será mucho mejor para mis hijos así que cuando sea padre intentaré darles lo mejor, que no creo que sea comprarles todo lo que quieran sino enseñarles a vivir felices con lo que tengan y tendrán todo lo que necesiten.

En realidad no es tanto lo que uno necesita, sí lo es si tenemos la necesidad de seguir a la sociedad del consumo en su desenfrenada carrera.

Por hoy creo que va siendo suficiente con que os comente mi último gran motivo para querer un cambio de vida en este sentido. Cada día tengo una mayor necesidad de sentirme en armonía con la naturaleza. Lo más importante en esta vida es ser feliz. Todos los días nos vemos imbuidos por una vorágine que nos hace perder el Norte, la vida es algo valioso e incontrolable que, nos guste o no, puede acabar en cualquier momento. Cada cual decide cómo aprovecharla, unos puede que lo hagan luchando en el mundo empresarial por ser los mejores y así lograr la felicidad, no lo sé; por mi parte me siento feliz cuando me siento cerca de la naturaleza, en el campo, con una vida rural o rústica, que es un término que me gusta mucho. También me hacen feliz los trabajos de tipo artesanal, así que alguna opción de este tipo me serviría. Cada cual tiene que buscar su modelo de felicidad, atraparlo y vivirlo con intensidad. Para mí es la forma más coherente y plena de vivir la vida, vivir en el campo.

Como hoy se ha alargado el tema, otro día os propondré otras motivaciones. Un abrazo a todos y en especial a mi pequeña Piscolabis que me hace vibrar todos los días con la fuerza de su carácter.

………………………………..
Quizás también te interese:


14 Comentarios

  1. Hola !! En primer lugar felicitarte por este magnifico blog. Yo tuve una idea parecida hace poco y sin ponerla en practica la he visto hecha realidad ajaja. La verdad es que pienso igual que tu, creo que al final todos nos iremos al campo. La vida en la “ciudad” cada vez es mas insostenible. Aunque espero que esa vuelta al campo sea buena y sincera en si y no una moda que lo que ocasione sean mas daños de que beneficio a lo que algunos realmente valoramos. De todas formas yo le veo varios inconvenientes pero bueno, tengo mucho blog todavía para poder comentarlos. Lo dicho, aquí tienes un seguidor mas ;). Un saludo!!

  2. Muchas gracias hombre, cuando quieras tienes mi blog a tu disposición… yo no sé si todos nos iremos al campo, francamente, espero que no 😉 En fin, un abrazo!

  3. La vida en el campo es lo mejor, de echo, para mi, no vivir en el campo es como no vivir. Vivo en barcelona, y estoy arto de la ciudad. Cada dia me despierto melancolico, pensando en la naturaleza, en lo que me gustaria volver a sentirla y volver a formas parte de ella y ella de mi.

    Soy producto del desequilibrio, un antisistema pacifico(por haora). Formo parte de la desnaturalizacion,ya que aunque mi mente sea libre, mi cuerpo la vive cada segundo, cada hora… Cada año.

    Aun tengo cosas que me atan a esta vida de consumismo y esclavismo. No es la familia, tampoco el lujo ni la comodidad. Son cosas que tengo pendientes, proyectos que devo cumplir antes de dar el primer paso. Eso pàrece lo complicado, dar el primer paso, pero cuando nada me ate, lo are.

  4. Creamos toda una red social de comportamientos, status, etiquetas,… que nos cuesta dejar atrás y contra las que tenemos que luchar para poder llevar la vida que verdaderamente queremos. ¡Estás¡ loco! Te dirá todo el mundo… ¿Quien está realmente loco? Todos moriremos igual y en cualquier momento. Te deseo mucha suerte en tus proyectos. Un abrazo

  5. A mi me encantaría hacerlo (y supongo que lo haré algún día, más temprano que tarde), sin embargo el mayor inconveniente que veo es el económico. Sé que hacen falta menos cosas en el campo, pero aun así todo se mueve por dinero en este mundo y para comer hay que trabajar y para tener una vivienda también.

    No conozco el blog en profundidad (lo estoy haciendo) pero ¿Que recomendaciones das a los que estamos a dos velas intentando salir para delante como podemos y que queremos ir al campo?

    Alguna forma tiene que haber…

    Saludos 😉

  6. Hombre, Beregord, pues recomendaciones… francamente, depende mucho de tu situación económica, laboral, personal, de tus aficiones, personalidad, qué buscas exactamente… si verdaderamente tienes muchas ganas y poco que perder puedes elegir una zona que te guste, ahorrar un poco, alquilar un cortijo/casa de campo con huerto y largarte una temporada a probar, vivir de lo que cries (tanto vegetal como animal) y hacer trabajos artesanales, buscar algún "currito" como dicen por algún pueblo cercano.. en fin, buscarte un poco la vida. Si ves que avanzas pues puedes seguir y si no, habrás perdido poco. Pero ya te digo ,depende de tu situación.

    Por otra parte, también te puedes largar a alguna aldea rural de estas que están rehabilitando. Echa un ojo a abrazalatierra.com…

    Incluso de okupa, eso depende, como te digo. Si eres un poquito anarquista pues te irá bien 😉

    En fin, formas hay, pero lo dificil es dar el paso y romper. Es más facil cuando estás en paro, vives solo, … qué se yo.

    Abrazos!

  7. Hola, acabo de descubrir tu blog y promete. Vivimos en una aldea de Requena desde 3 semanas así que leeré tu blog…

    Un saludo!

  8. Anónimo, me encanta que me hayas escrito, ¿por qué no te animas a contarnos vuestra experiencia? Escríbeme hombre. Un abrazo

  9. Hola, encontre tu blog y me gusto mucho, hace apenas 2 dias me fui a vivir a una Cabana cerca a Bogota/Colombia, frente a un lago.El sitio es hermoso, me traslado todos los dias en coche hasta la plaza del pueblo y voy a Bogota a mi trabajo, pense que era mas dificil, pero no, es una maravilla, la vida cambia, te seguire contando mas.

  10. Yo llevo varios meses pensandolo, estudiando alternativas, leyendo libros, blogs, foros, paginas… lo tengo todo a favor, pero sin embargo , tengo el mayor problemas de todos, y que no me permite irme y es mi pareja ¬¬.Mi novia siempre me pone pegas, que ella quiere la ciudad, vivir en ella ( cosa que no entiendo por que solo estamos en la ciudad para dormir ).

    Asi que llevo 2 meses dandole erre que erre para convencerla… no se como terminara la cosa…

    Cada dia me levanto pensando en respirar aire puro, como vosotros, me siento cada dia mas agobiado en el piso, necesito abrir todas las ventanas para poder respirar…

    Trabajo todo el dia sentado, delante de un ordenador… no es vida y menos para mi..

    Hace meses seguia tu blog y luego se me borro de favoritos, hoy lo e vuelto a encontrar.

  11. Beregord ; discrepo contigo, no hace falta tanto dinero , de echo hay una corriente ahora, que sin ser ocupas, si son mas ecoconscientes jejeje, son las ecoaldeas, un proyecto muy interesante y social que es lo que a mi , en realidad me interesa.. aqui te dejo la aldea que quiero ir yo a visitar.

    http://matavenero.es/

  12. Es maravilloso que alguien se tome la molestia de publicar un blog en la red y escribir un artículo como éste que describa tan bien el sentimiento del que estoy convencida y llevo por dentro. Me alegro y envidio que hayas conseguido tener la vida que yo sueño despierta y que defiendo ser la que me completaría, a pesar de las típicas represarias de las que hablais y que me hace la familia y amigos. Enhorabuena, vuestros retoños serán privilegiados por nacer en éste siglo y tener unos padres con la capacidad de valorar lo realmente importante bajo mi punto de vista. Espero parecerme a vosotros no tardando demasiado.
    Salud.

  13. María en el campo serás feliz si crees que el campo te aporta bienestar, tranquilidad, paz y una forma nueva de vivir. Cuando te levantas y das la bienvenida al nuevo día entre el rocío de la mañana y el olor a tierra húmeda ( eso te hace feliz); cuando oyes un pájaro cantar y te entra por la ventana , siembras una planta y todos los días vigilas sus brotes hasta que te regocijas en la flor que te brinda en dos o tres semanas…Eso es vivir en el campo. En invierno, enciendes la chimenea y te pasas horas mirando la llama y meditas , piensas , disfrutas ¡ yo soy feliz en el campo !

  14. No me hagas esto Candela! Que envidia me das, Yo sólo puedo vivir eso en contadas vacaciones. El cuerpo habla y yo entre naturaleza soy feliz, me quedo en un estado de calma interior, pierdo esa efervescencia continua contra la que lucho a diario viviendo en ciudad. Huyo continuamente, me voy en bici a zonas verdes, artificiales por supuesto, a montar a caballo al campo, a jugar con mi perra a un parque, a la que por cierto me encantaría traerla otra compañera de su especie o cualquier otra y no puedo porque vivo en un piso y tengo que contar con su disfrute, higiene, vecinos… No es cuestión de ser negativo, es cuestión de gustos, intento disfrutar al máximo de lo que tengo, pero se que cuando tenga oportunidad cambiaré de vida. Tengo claro que no me gustaría traer hijos al mundo en un entorno así y lo que ello conlleva. Son muchos los factores que me hacen estar convencida que puede que lo pase mal en un principio, pero creo que particularmente necesito vivir en un entorno natural para estar tranquila, y en efecto ser feliz. La ciudad está llena de ansiedades. Yo sigo estando convencida de que como animales que somos nos adaptamos a cualquier modo de vida, pero las ciudades están creando estragos en nuestra estabilidad emocional. Demasiada información, demasiadas posibilidades= demasiadas dudas= desestabilidad= bloqueo… demasiado de todo.
    Perdón por el tocho.
    Veo tantas cosas que me sobran día a día y que son el tema de conversación y de quebraderos de cabeza de tantas personas, que no terminaría nunca.
    Disfrutar y gracias por compartir vuestros puntos de vista.

Deja un comentario

Campos requeridos marcados con *.