Proyecto: Vivir en el Campo

El Atascaburras Cañete. La amenaza moscarda

| 6 Comentarios

………. ::: ……….

Os dejo una pequeña aportación literaria de carácter rústico.

Cañete era llamado desde siempre El Atascaburras, apelativo cariñoso relativo a no se sabe bien qué curioso incidente de su adolescencia. Treintañero rudo, guarro y perezoso, tenía muy buena mano con su pequeño huerto y sus cuatro bestias.
Estaba un día siesteando en su patio, sol de abril bajo una parra, cuando algo lo molestaba sin saber muy bien qué era. No terminaba de salir del sueño pero tampoco quedaba quieto. De repente un manotazo en la cara lo despertó bruscamente, dándose cuenta de que había sido él mismo.

El Atascaburras Cañete sabía bien que las moscas son de lo más letal en el campo, rompen siestas, cagan en la comida y a veces sirven también, todo hay que decirlo, de pasatiempo para las horas muertas. El problema en su caso solía ser leve por el tostador que colgaba de un alambre en el patio, pero se lo había tirado hacía poco a una gallina que le estaba picando los tomates y, cosas que pasan, había quedado inutilizable.

Entró a la casa a buscar un matamoscas que no logró localizar. En la alacena encontró un bote de insecticida pero lo gastó persiguiendo a aquellos pequeños helicópteros sin ningún éxito. Al aire libre parecía no hacer mucho efecto. Buscó unas bolsas de plástico, las llenó de agua y las colgó en las esquinas del emparrao, pues se dice que ahuyentan a los insectos voladores. Las moscas no debían haberlas visto puesto que seguían con su zumbido particular.

Algo decepcionado tomó asiento en su silla de plástico, Coca Cola, pensando en qué otras soluciones tradicionales podía aplicar. Su perro Lolo, en principio mezcla de Fox Terrier y Pequinés, estaba también sentado en el patio observándolo todo con aire distraído. Una mosca pasó cerca de su morro cuando la cazó en pleno vuelo y se la tragó. El Atascaburras respiraba ya tranquilo, con su pequeño Lolo al frente podría seguir echando su siesta.

Imagen: Marisa Casillas Ibarra

………………………………..
Quizás también te interese:


6 Comentarios

  1. I don’t understand the blog, but I liked the image 😛 mouse with a piano lol it’s almost cute!

  2. I’m glad you like it and I hope you visit again my blog, I write about living in the countryside and traditional things. 😉

  3. Por cierto, Piscolabis me dice que podría resultar algo ofensivo este artículo o que os choque, mis astutos lectores, por ser todo lo contrario a lo que predicamos en este blog.

    Quiero aclarar que nada más lejos de mi intención, esto simplemente es una parodia jocosa del garrulo guarro, del que conozco algún que otro ejemplar, pero por supuesto que la gente de campo de no es así en general.

    Nosotros queremos ser de campo y… ¿somos así? Sin comentarios. Un abrazo

  4. Estupendo.Me ha gustado
    Aullidos.

  5. gracias 😛 No me animéis que prontó vendrá otro capítulo jajajaja

  6. Estando por Egipto ( en mi epoca de explorador) a un egipcio le paso algo parecido que a Cañete pero la moscarda se fue al toro, uno de esos toros con los cuernos hacia tras que en la zona agricola de Egipto se utilizan para todo.
    Pues bien, el toro con el rabo intentaba todo lo que podia para espantarla pero no habia modo, al fin se paso por el hocico del toro y este de un rapido lenguetazo se la zampo.
    El anciano me dijo mientras bebia un sorbo de te
    amigo “lo que no puedas terminar con el rabo, terminalo con la lengua”

Deja un comentario

Campos requeridos marcados con *.