Proyecto: Vivir en el Campo

El sexo en el campo

| 5 Comentarios

………. ::: ……….

A petición popular, alguna que otra insinuación de participantes en mi blog, un comentario en mi apartado de la blogoteca y una directa e irónica propuesta de Piscolabis, aquí viene mi artículo del sexo en el campo (lo iba a titular briznas de hierba en el culo, pero me pareció más elegante el otro).

El sexo y el campo son conceptos totalmente emparentados. La naturaleza ha sido y es, esperemos que por mucho tiempo, sexo. Sin el sexo las especies no se podrían reproducir y perpetuarse, acabarían extinguiéndose en poco tiempo.

La mayoría de los animales lo hacen por instinto (nos incluyo), pero también hay algunos que lo hacen por placer (nos incluyo) como los delfines. Otros, no sabemos si lo harán por placer, pero lo practican con fines sociales, para lograr un estatus en el grupo o perpetuarlo llegando incluso a la sodomía como los chimpancés (nos incluyo también).

Muchas plantas realizan también el sexo, de un modo más sobrio, pero lo hacen… Todos conocemos (o deberíamos) los procesos de polinización de las flores.

Pero no me quiero perder en divagaciones, el caso es que el sexo es algo muy relacionado con el campo. Aparte de otras consideraciones, el sexo en el campo es algo innato al ser humano. La naturaleza nos excita sobremanera, genera una desazón en nuestro interior y nos tiende su verde manto para, con la brisa rozando nuestros cuerpos, tener sexo bajo la atenta mirada de los pájaros.

Habrá, lo sé, más de uno que se ría con este artículo. No los culpo. Habrá, no obstante, otros que lo aprovechen, que encuentren en él el impulso que necesitan cuando vuelvan a salir de excursión con sus parejas/amigos (o solos, no hay por qué excluir a nadie) y lo recuerden.

El sexo campestre otorga grandes beneficios al que lo practica. Dota de un interés extra, una mayor excitación y placer a la pareja que no lo realiza con frecuencia. Nos desinhibe y proporciona una conexión más intensa con la naturaleza, con nuestros ancestros que vivían en mayor contacto con el campo. Es lo más natural que os puedo recomendar, el sol dorará vuestros cuerpos y seguro que la piel de gallina del primer momento os pondrá como locos.

El sexo no es algo exclusivo de la primavera, pero sí es su mejor época del año. Si lo fomentamos en esta estación lo conservaremos más sano y placentero durante el resto del año. Solo una petición final, los que uséis productos no reciclables, por favor, a la basura. Un abrazo a todos.

………………………..
Puede que también te interese:


5 Comentarios

  1. Estoy de acuerdo, cuando salgo al campo me excito de modo natural…después de un rato paseando por la naturaleza, perdemos los aromas artificiales que la vida urbana casi nos obliga a utilizar, desaparecen ls desodorantes, las colonias, el suavizante de nuestra ropa…y dejan paso a los olores más agradables y estimulantes de la vida, olor a piel, a pelo, a la respiración del otro…

  2. Muy buena entrada la de hoy, nunca me había planteado el sexo en el campo de esta manera….y es algo tan lógico que me asombro de no haberlo pensado nunca…qué cosas. Será porque vivo en la ciudad y el campo no lo piso demasiado…aunque ahora tengo un aliciente más..jeje.

    Salu2

  3. Lo recomiendo. Ya sea solo o en pareja/s. si se realiza con total consciencia de lo que nos rodea, las energías de la tierra se intercambian con las energía sexuales y fluye hasta lo mas alto.
    Despues recomiendo silencio y disfrutar de los sonidos que nos rodean.
    Si teneis la oportunidad de hacerlo en una cueva hacerlo vais alucinar.
    Las cuevas son centros geopáticos que hacer que se vueles.
    ojo hay que regresar a la realidad.

    salud∆∆∆

  4. Muchas gracias por vuestros comentarios, creo que en este tema habrá poca gente que discrepe 😉 Un abrazo a todos y a disfrutar del campo

  5. Pingback: Proyecto: Vivir en el Campo » Blog Archive » La luna y los partos

Deja un comentario

Campos requeridos marcados con *.