Proyecto: Vivir en el Campo

Vivir con lo que no se tiene: hipotecas y préstamos

| 11 Comentarios

………. ::: ………

Llevaba ya algún tiempo con ganas de escribir sobre este tema. Supongo que no me había arrancado todavía porque es un momento delicado y se me podría tachar de oportunista por hacer leña del árbol caído. De todos modos, creo que es algo para reflexionar.

La esencia del trueque y el comercio es que uno cambia algo de su propiedad (comida, bienes, dinero) por otra cosa, propiedad de otra persona. Esto es algo básico y fundamental. Cuando el trueque fue dando paso al uso del dinero, primero en moneda y posteriormente en papel moneda, se acuñaron conceptos como vender y comprar que no habían existido hasta entonces. Son simplemente matizaciones sobre el tipo de transacción, pero nada más pues sigue siendo un bien por otro bien (aunque uno de ellos sea el oro, o su equivalencia).

Tradicionalmente, cuando alguien tenía una necesidad y no podía satisfacerla con sus bienes tenía varias opciones. Una de ellas era empeñar algo valioso a un usurero que a cambio de ciertos intereses le prestaba dinero. En el caso de no tener para devolver, el préstamo quedaba saldado con lo empeñado. Otra opción era pedir prestado a los familiares o amigos. La tercera opción era aguantarse tan lindamente.

Como podemos suponer, con estas tres opciones por delante lo deseable era ahorrar y vivir con lo que se tenía. Tan solo se recurría a este tipo de tratos para casos extremos de gran necesidad.

Mis abuelos estuvieron ahorrando hasta que consiguieron el suficiente dinero para comprarse una casa. Cuando pasó el tiempo y ahorraron otro poco se pudieron comprar una huerta y algún terreno para tener olivillos y producir su propio aceite. Si hoy fueran a hacer eso, ¿ahorrarían o pedirían una hipoteca?

La situación actual ha cambiado mucho con respecto a la época de mis abuelos. No nos engañemos, gracias a las facilidades de pago, las hipotecas y los préstamos, ha sido posible la espectacular subida de precios que nos hemos encontrado en las viviendas y terrenos. Hace cincuenta años hubiera sido imposible poner estos precios (en comparación con los salarios y tal) por la sencilla razón de que nadie hubiera podido comprar. Pero el caso es, ¿realmente hoy sí podemos comprar?

Cuando uno paga un coche con lo que no tiene es evidente que no puede comprarse ese coche. Por la sencilla razón de que no es poseedor de esa cantidad de dinero. Al pedir un préstamo está jugando con el dinero que prevé ganar. No sabe si va a haber una crisis que le deje sin trabajo, si le surgirá un problema que requiera de todo su sueldo o si le van a subir tanto los intereses que no pueda seguir pagando las cuotas. Pero la facilidad que han dado nuestros usureros de hoy día en prestar dinero, la facilidad con que la gente ha visto las hipotecas y la falla que los especuladores urbanísticos han encontrado en este asunto es lo que ha desencadenado todo este problema.

De todas formas, la dinámica de la sociedad en la que nos encontramos inmersos hace difícil salir de esta vorágine de locura compradora. Procuremos ahorrar un poco más, gastar el dinero en lo que necesitemos realmente y comprar las cosas con nuestro dinero. Debemos recuperar el concepto de que un préstamo es para una cuestión de necesidad, como tenían nuestros abuelos, y no pensar que es el modo normal de comprar cualquier cosa. Un abrazo a todos.

……………………..
Quizás también te interese leer:


11 Comentarios

  1. Efectivamente muchas familias estan en la ruina porque sólo tienen deudas producidas por los diferentes créditos. Y está claro que nadie da, duros por cuatro pesetas.
    Al final se convierte en una pescadilla que se muerde la cola ya que áun así muchos siguen empeñados en pedir prestamos para “tapar agujeros” procedentes de otros prestamos.
    Pedir un prestamo desde mi punto de vista es la última opción cuando uno tiene el agua al cuello en cuanto a la economia familiar se refiere.

    saludos, un abrazo.

  2. Yo pienso que esta crisis nos va a permitir de reconocer los viejos valores y pronto estaremos obligados de hacer trueque que es la mejor manera de comprar ya que permite a cada uno de exprimir su verdadero conocimiento.
    Un abrazo

  3. Opino que hemos querido vivir un estilo de vida muy por encima de nuestras posibilidades. Hemos querido ser lo que no somos, con coches caros, casas con jardín en el centro, colegios de pago, viajes imposibles….y ahora, con la crisis, nos llevamos las manos a la cabeza….

    Antes, nuestros padres o abuelos, vivían con lo que podían permitirse….un traje para los domingos y unos vaqueros y una camiseta para pasar la semana. Un piso de 3 habitaciones para los padres y sus 5 hijos. Vacaciones, al pueblo…y la tele, si la había, en blanco y negro y no de plasma.

    Ya lo decía “aquel”….tenemos lo que nos merecemos.

    Un saludo.

  4. Santi, Carlos, Isi: Ains… 🙁 La verdad es que da mucha lástima tanta gente infeliz, con grandísimas preocupaciones que no les dejan vivir, y más ahora… y todo por qué? Por POSEER. No les culpo, yo también quiero tener un terreno y una casa, pero lo tengo muy claro, antes que embarcarme como han hecho tantos es mucho mejor pagar un alquiler y disfrutar de la vida, que es lo único que nos quedará. Un abrazo y como diría Patricia, “un abrazo para los que tienen problemas con sus hipotecas”.

  5. Tienes toda la razón Gamusino.
    Pero como dices desde que los judios desarrollaron los prestamos, ahí comenzaron dominar a los corderitos. como ellos denominan a los no judios.
    ademas desde que un tipo Americano en la segunda guerra mundial dijo que la solucción a todos nuestros problemas era vivir en consumo: producir y vender hasta saciedad. nuestro nuevo orden mundial.
    Efectivamente. como tu escribes que sabiduria tenian nuestros abuelos. claro esta a base de golpes y pasar penurias aprendieron que el ahorro era su vida. no Gasto lo que no tengo.
    Pero el marketing y la publicidad son las armas del usurero y del capitalista.
    Realmente no tenemos la cupa 100% nos dejamos engañar porque queremos que nos digan lo que queremos oir.
    pero de golpes se aprende. ahora tenemos que aprender como tu dices. a vivir con lo que tenemos. no necesitamos mas.
    hay que ver esta crisis como una oportunidad para cambiar y volver a vivir. pareceria una gilipollez pero yo me lo creo.
    saludos

  6. Muchas veces es que necesitamos lo que nos hacen creer que necesitamos… si fuéramos recortando necesidades superfluas sería increíble ver con lo poco que nos quedaríamos. Un abrazo!

  7. Ga

  8. Perdon por el comentario anterior, se me fue la mano. La verdad es que teneis toda la razón. La gente a querido tomar un estilo de vida en el que no se privaba de nada. Lo querian todo y como fuese. Muchos por aquí comentais que no quereis meteros en hipotecas y demas gastos pero me pregunto yo ¿hay alguna otra posibilidad hoy en día? porque yo tengo un proyecto de familia en marcha y evidentemente necesito un lugar donde vivir. Se puede decir que el alquiler es una opción, pero muchos somos los que pensamos que es un poco “tirar” el dinero porque al final estas en un sitio que ni siquiera llegará a ser tuyo. Pero bueno como muy bien deciis por ahy creo mucha gente a escarmentado porque han jugado con lo que no tenian y han perdido. Porque a especular con nuestro dinero hemos aprendido todos pero no muchos se han dado cuenta de lo peligroso que es. Bueno en fin, en estos momentos hay que apoyar a los que estan mal y tambien es hora de ver quien ha sido hormiga (en referencia al cuento de la hormiga y la cigarra). Un abrazo!!

  9. Una opción es comprarse un terreno y construir poco a poco.. pero dependiendo de la zona los terrenos urbanos están bastante caros y en los rústicos ya sabemos… es todo muy complicado, uf
    Un abrazo!

  10. es muy bueno vivr en el campo por que no hay ruido ni contaminacion

  11. Hola amigos. Nosotros en argentina tuvimos experiencia en crisis y ahora a solo 8 años de la mayor crisis de nuestra historia, nadie aprendio nada y todos consumen mas que antes como si el mundo se terminara mañana. Las crisis lamentablemente no enseñan nada. El cambio solo es posible a titulo individual, colectivamente este sistema funciona si “la mayoria” tiene tarjeta, si consumen, si toman una hipoteca, si cambian innecesariamente el auto, etc. etc. etc. Y nuestros abuelos pensaron diferente pq vivieron una epoca diferente, pero los abuelos de hoy consumen y se endeudan igual que los jovenes. Es una cuestion de valores, y los valores han cambiado.

Deja un comentario

Campos requeridos marcados con *.