Proyecto: Vivir en el Campo

Oficios tradicionales: el cultivo de la cochinilla

| 6 Comentarios

……….. ::: ……….

¿Sabéis de esos snack rojos o anaranjados que todos hemos comido de niños? Pues toman su color precisamente de la cochinilla. Tiempo ha, allá por el siglo XVI, los navegantes españoles descubrieron por la zona centroamericana que los pueblos indígenas utilizaban un insecto como colorante. Resultaba ser de un poder inigualado en Europa, un rojo tan intenso como no se había visto en sus países originarios. De hecho, eran muy típicas las ropas con colores rojos en aquellas zonas. Por supuesto, lo exportaron para su elaboración en el Viejo Mundo.

El cultivo de la cochinilla ha tenido su desarrollo en las zonas más meridionales del continente. La cochinilla crece en las palmas de las chumberas, con muy poca movilidad. Es por eso que en las islas Canarias tuvieron mucha importancia.

Lo primero que se hace para cultivar la cochinilla es poner una bolsa de tela de saco con cochinillas colgada de una chumbera. Pasados unos días, las crías más pequeñas se habrán agarrado a la planta, con lo que se podrá cambiar la bolsa a otra chumbera. En un período de tiempo las cochinillas crecen chupando el jugo de la planta y cuando tienen cierto tamaño se recolectan. Para ello se usan una especie de palanganas o botes y rasquetas con forma de cucharón que las despega. El siguiente paso es dejarlas secar al sol en una bandeja para, una vez bien deshidratadas (se quedan en na y menos las pobres) se suelen vender tal cual.

Para su uso no hay más que machacar las que necesites en el mortero y diluirlas en agua. Es frecuente su uso como tinte textil, pero también alimentario por su inocuidad. Para su cultivo tan solo necesitamos tener un buen montón de chumberas, sol y calor. Un abrazo a todos.



……………………..
Puede que también quieras leer:


6 Comentarios

  1. También dicen que se usan para los pinta labios…agg.

    Muy interesante, ni idea de donde se cultivaban. Y las chumberas sé lo que son porque en mi pueblo hay muchas y más de una vez, nos hemos ido mi madre, mi tía y yo a recoger higos chumbos y ¡¡¡eso pincha!!! ¡¡y mucho!!!.

    Besos!

  2. menudos besos de cochinilla jajaja

    No te has clavado nunca una espina en la lengua al comerte un chumbo? No te lo recomiendo 😉 un abrazo

  3. No sabia que las cochinillas se cultivaban y menos que se utilizaran como tinte. gracias por tu informacion. acabo de descubrir tu blog y me ha gustado mucho.
    un saludo

  4. Iruk, me alegra haberte descubierto algo nuevo, espero seguir viéndote por aquí. Un abrazo

  5. Mis abuelos son de Lanzarote, conservo dos morteros para la molienda de la cochinilla, traido por ellos en 1909, cuando llegaron a Argentina. Tuve la suerte de conocer la casa de ellos y algunos familiares el año pasado, cuando pude visitar Lanzarote. Los felicito por el sitio la presentación me resultó interesantísima.
    Esther Gallino Clavijo

  6. Me alegra que te gustara pero, ¿nos podrías mandar alguna foto de los morteros? Creo que sería muy interesante, por lo menos a mi me lo parece. Un abrazo!

Deja un comentario

Campos requeridos marcados con *.