Proyecto: Vivir en el Campo

Los oficios tradicionales: la carpintería

| 3 Comentarios

Como hace ya tiempo que no actualizaba mi blog, historias de la vida, pues hoy quiero acercaros a una de mis aficiones. Muchos ya estaréis familiarizados con la carpintería y ebanistería, pero como seguro que muchos otros no sabréis de qué va el tema, empezaremos por lo básico… las herramientas. 
Antes de nada, debéis saber que la carpintería es una de las disciplinas más útiles que podréis encontrar para vivir en el campo. Sobre todo para quien pretenda autoabastecerse en gran medida.
La carpintería fue de las primeras artesanías que el hombre desarrolló… rústicamente, el hecho de coger un palo y quitarle las ramas de sobra para hacer un arma ya constituye un trabajo de carpintería. Las viviendas antes de nada fueron hechas con palos y pieles, los primeros cuencos también. A lo largo de la historia se ha utilizado en gran medida por una enorme cantidad de culturas, en muchas de ellas para construir viviendas y otros edificios, pero en casi todas para hacer el mobiliario, herramientas, carros y barcos,…

Como veréis, teniendo madera y algunos conocimientos básicos de cómo trabajarla nunca os faltará de nada. Y, ahora sí, paso a hablaros de las principales herramientas que puede necesitar hoy día alguien que quiera trabajar la madera.
Conforme pasa el tiempo, van surgiendo necesidades, vas viendo qué herramientas usas más y cuáles menos, para qué es más útil cada una, etc. De primeras puede parecer una cosa un tanto absurda, pero no lo es ni mucho menos. De ello puede depender el resultado final de nuestro trabajo, puede ser lo que haga a nuestro proyecto tener el toque de la profesionalidad (del que yo no voy a presumir, por cierto, jeje que soy un poco chapucero).
Empezando por lo básico, ¿qué es lo que yo considero imprescindible en un taller? Considerando que todos empezamos usando tableros de madera ya cortados y seguramente desbastados, de grosores no superiores a los tres centímetros…
Herramientas de corte:
– Serrucho de carpintero
– Sierra de costilla con caja de ingletes
– Sierra de calar
Con estas tres sierras que no nos supondrán un gasto desorbitado nos podremos apañar bastante bien… Lo ideal es comprar varias hojas para la sierra de calar, de modo que tengamos algunas más anchas para cortes largos y rectos y otras más finitas para hacer molduras y cortes curvos.
Herramientas para perforar: os recomendaría comprar dos taladros, uno inhalámbrico y otro de red… pero personalmente si es para madera el uso que le vais a dar, os recomiendo el de batería. Es patente su menor “fuerza” a la hora de taladrar, sobre todo en el caso de hormigón. Pero para la madera resultan suficientes y muy prácticos dada su movilidad. Eso sí, debe ir acompañado de una caja de brocas de madera (por favor, de buena calidad que lo barato os aseguro que sale caro) con las que tengáis la variedad de tamaños necesaria para cada caso.
A la hora de hacer trabajos de carpintería siempre os serán útiles y diría que necesarios los “sargentos” o “gatos”… los podéis llamar de las dos maneras, pero el caso es que necesitamos tener las manos libres para poder trabajar con precisión con nuestra herramienta de corte, y lo mejor para eso no es andar sujetando la tabla.
También parece un poco accesorio pero os aseguro que unas gafas de trabajo resultan sumamente útiles. Las mías me costaron un euro, creo que ni siquiera llegó, y ha sido posiblemente la mejor compra de mi taller.
También es importante tener un cepillo… todavía nos podemos apañar con uno manual, pero con el tiempo le encontraremos una gran utilidad al eléctrico.
Las escofinas son utilísimas a la hora de terminar los trabajos. Normalmente se suele cortar en basto para luego terminar quitando los restos de madera sobrantes. Deberéis tener de varios tamaños y gruesos.
Formones: Quizás sean más prescindibles, eso ya depende de la persona. En mi caso no podría vivir sin ellos pues me solucionan mucho la papeleta.
Una regla. Hay gente a la que le gustan de madera, a otra le gustan de plástico de modo que puedan ver a través de ella… En mi caso me apaño muy bien con una metálica de 30 cm y un liston de aprox. un metro con las señales de las medidas. También es útil un flexómetro pues normalmente hay medidas más largas que un metro.
Luego necesitaréis un martillo de carpintero (si os compráis solo uno que sea de tamaño medio), cola blanca, ingletes de varios tamaños (os recomiendo hacer las uniones con ellos hasta que dominéis los distintos tipos de juntas, hará que vuestro trabajo sea más limpio y profesional), por supuesto clavos, tornillos, papel de lija, todo esto de varios tamaños,… Por supuesto, un banco de trabajo es algo fundamental, será nuestro soporte para realizar todo el trabajo.
Me he estado debatiendo entre hablaros de las herramientas manuales en primer lugar, el berbiquí, el serrucho, el cepillo manual,… sin duda son lo fundamentalísimo a la hora de trabajar la madera. No obstante, creo que tal y como están losecios de las herramientas y en la actual situación ninguno de vosotros podría pasar sin un taladro eléctrico. 
En fin, ya os iré contando más sobre esta materia. Un abrazo a todos.

……………………….
¿No querrás también leer…?


3 Comentarios

  1. Interesante artículo sobre un oficio sagrado. Enhorabuena!!

  2. Abres una interesante ventana en el mundo rural: la de "me lo tengo que hacer yo".
    Cuando vives en un medio en el que no siempre encuentras todo lo que quieres, ni en cuanto a materiales ni en cuanto a profesionales, no te queda otra que "aprender" a hacerlo tú mismo y, en muchos casos, a improvisar soluciones. Cierto que, cuantas más herramientas tengas a tu alcance, menos complicado. Y esto vale para cualquier oficio. Algunos con más complicación que otros.
    Un saludo

  3. Muchas gracias a ambos dos, precisamente pretendo que la gente caiga en la cuenta de que muchas de las cosas que hoy día encargamos a los demás que nos hagan podrían hacerlas ellos mismos fácilmente, disfrutando incluso del proceso. Un abrazo!

Deja un comentario

Campos requeridos marcados con *.