Proyecto: Vivir en el Campo

Vivienda modular

| 2 Comentarios

Últimamente, como parece parece que nuestros planes van evolucionando, he estado mirando temas de construcciones biosostenibles, econométricas, sismodrenantes… en fin, todas estas cositas tan de moda últimamente,… ¿o no? Realmente no se exactamente de cuándo puede venir esta “moda”, pero ya en los años ochenta (80′) había una preocupación por este tipo de temas.
Recurriendo al libro de estos años,  “Vivir en el campo” de Lorenzo Mediano he recordado un capítulo sobre la vivienda modular. Se trata en realidad de la idea que nosotros teníamos en la cabeza pero siempre gusta oirla en boca de otros, reconforta saber que no somos los únicos desquiciados.
Es una idea perfecta para aquellos que quieren ir poco a poco, no tienen mucho dinero, no tienen mucho tiempo… se trata de construir una primera fase de la vivienda, con su lógica, y posteriormente ir agregando según nuestras necesidades. Hay varios conceptos de que no debéis olvidar:
  1. Lo ideal es orientar la vivienda al Sur. Nos calentará la casa en invierno y nos permitirá aprovechar la luz.
  2. Las ventanas no deben ser muy grandes, sobre todo en la fachada Norte de la vivienda. En la fachada Sur sí deberán ser algo mayores para aprovechar el sol en invierno.
  3. Cocina y despensa siempre al Norte, hay que proteger los alimentos naturalmente. Las estancias que más utilicemos, sala  de estar, dormitorios, mejor al Sur.
  4. No hay que pasarse con el tamaño de la casa. Aunque tengamos todo el terreno del mundo para construir, una casa muy grande servirá para acumular trastos y suciedad, amén de que sale mucho más cara. En el campo se hace mucha vida en el exterior, teniendo patio ¿por qué estar encerrado? Y en invierno lo que apetece es recogimiento. Tampoco quiero con esto decir que debamos vivir hacinados, hay que buscar lo racional para nuestras necesidades.
  5. Con subir a la planta superior metro y medio de muro tendremos suficiente para aprovechar una magnífica buhardilla. Con el tiempo podremos dividirla en estancias por si necesitamos más dormitorios o trasteros.
Como veis, en una segunda fase podremos añadir garaje, almacenes, un cuarto para el taller… dependiendo de nuestras necesidades. Este es un ejemplo exagerado, pero más o menos nos permite ver qué podríamos hacer.
Los invernaderos cumplen una doble función. Por una parte nos aíslan del frío exterior y del calor y por otra pueden ser usado como invernaderos, efectivamente, durante el invierno.
Esta puede ser una distribución sencilla y muy apta para nuestra vivienda. Espero que os sirva. Un abrazo.
………………………
¿No te interesará también…?

2 Comentarios

  1. Muy buen entrada, un abrazo

  2. Muchas gracias Pulo! Por cierto, preciosa la cabra 😉 Abrazos

Deja un comentario

Campos requeridos marcados con *.