Proyecto: Vivir en el Campo

La luna y los partos

| 4 Comentarios

Con el artículo de hoy quiero inaugurar una nueva serie temática en esta ocasión orientada a la influencia y significancia de la Luna en la naturaleza de modo general y en la vida de campo en particular. Como quiero que os enganchéis desde el primer momento, vamos a comenzar con un pequeño artículo sobre un tema que particularmente me llama mucho la atención, la influencia de la Luna en los partos.

Tradicionalmente se ha venido diciendo que la Luna incentiva el parto, se la ha llegado a llamar incluso “la gran parturienta”. Este convencimiento ha pasado culturalmente a lo largo de los siglos hasta el día de hoy pero, ¿verdaderamente afectan las fases de la Luna a los partos?

En el siglo XIX ya se hicieron algunos estudios sobre el tema que, como en el siglo XX, avalaron que efectivamente, desde la Luna llena y durante la fase decreciente el número de partos aumentaba de forma significativa. Bien es cierto que en el siglo XX parece haber menguado en cierta medida esta correspondencia lo que se podría achacar a un mayor control del embarazo médicamente.

La Luna es un gran satélite, de hecho proporcionalmente el más grande del Sistema Solar con respecto a su planeta. Este hecho que pudiera parecer anecdótico no lo es en absoluto, la escasa diferencia de tamaño entre el planeta y su satélite motiva que no sea solo la Luna la que orbite alrededor de la Tierra sino que tire de ella y haya una especie de movimiento acompasado, lo que se llama el sistema Tierra-Luna. A su vez, la fuerza gravitatoria de la Luna tira de la materia de la Tierra causando fenómenos como las mareas de los océanos, entre otros que veremos en próximas entregas.

Pues bien, la teoría que relaciona los partos con las fases de la Luna se basa en que la placenta y el líquido amniótico podrían actuar como un pequeño mar uterino que se vería afectado igualmente por las fases lunares. De este modo, en el momento de luna llena y su decrecimiento sería más fácil romper aguas y se  darían más partos mientras que durante la luna nueva y crecientes se contendrían más. Parece que efectivamente hay estudios estadísticos que así lo demuestran.

Ya seguiremos con la luna. Un abrazo.

……………………….

Puede que también te interese:


4 Comentarios

  1. La luna es lo que tiene, me ha gustado mucho tu artículo.

    Por cierto, has sido galardonado con 4 premios, pasa a recorgerlos por el “blog”.

    Un abrazo.

  2. Muchas gracias Rodrigo! Por todo,vamos, no tengo vitrina para tanto premio jejejeje Un abrazo

  3. Pingback: Proyecto: Vivir en el Campo » Blog Archive » Un hola y un adiós

Deja un comentario

Campos requeridos marcados con *.