Proyecto: Vivir en el Campo

Ejemplo: muro de piedra seca

| 6 Comentarios

Hacía ya tiempo que no os hablaba de temas concretos, de nuestro día a día, de nuestros proyectos. Los artículos anteriores han sido más bien teóricos y como en esta ocasión os puedo ofrecer un ejemplo de primera mano, por supuesto, no he querido perder la oportunidad.

Aparte de algunos muros para los que no vamos a tener más remedio que recurrir al hormigón dadas las características, también tenemos necesidad de hacer un muro para salvar el desnivel de dos de nuestras paratas, y en este caso sí que hemos podido recurrir a un método más tradicional, natural, ecológico y estéticamente bello, la piedra seca. La altura es de alrededor de 1’70 m. y la longitud, en principio, unos 10 m., mientras que le estamos dando una anchura de la base de medio metro más o menos.

Para su construcción procuramos utilizar las piedras más hermosas para la cara exterior, mientras que el hueco interior contra la tierra lo rellenamos con las piedras más pequeñas y feas, y de vez en cuando vamos compactando con unas paletadas de tierra. Todo esto, cuando pase el tiempo y la humedad vaya haciendo su trabajo, irá haciéndose un bloque, aunque en teoría no habría ni que echarle tierra entre las rocas.

Como colofón utilizamos rocas grandes que sostengan toda la construcción como “un todo” evitando que las piedras más pequeñas se vayan desprendiendo y desmoronando el muro. Como podéis ver, hemos introducido en algunos de los huecos algunas matas de hiedra para dar vida al muro, le darán mayor cohesión exterior e interior. Quizás quitemos algunas para meter matas de tomillo o lavanda y vemos qué resultado dan.

Hemos tenido todo el fin de semana un compañero de trabajo, un petirrojo que tiene el nido cerca. Cuando soltábamos la pala se acercaba inmediatamente a rebuscar lombrices, o como en este caso, hormigas. Por eso en algunos lugares le llaman “el pajarillo hortelano”, sigue a los hortelanos para encontrar su alimento. Por cierto, tuve la suerte de poder hacerle esta foto con la que quedé muy contento (la de la rama, no la de la pala).

Un abrazo.

……………………

Puede que te interese:


6 Comentarios

  1. Que buen sentido de humor gamusino. Muy buena foto la de la pala tambien.. Oye, y este muro no le pusiste ningun tipo de drenaje?

  2. Tiene muy buena pinta el muro, sí señor. Y en cuanto le crezca la vegetación, aún mejor 😀
    Ahora, al ver el tamaño de algunas de esas piedras, entiendo mejor todo el lío para llevarlas a su sitio y todo el trabajazo que tiene.

    Te pregunto como asturcon… ¿no le has puesto ningún tipo de drenaje? Mira que como diga de irse la piscina de los vecinos… 😛 jajaja

    Desde luego, el petirrojo tiene una buena panza. Se ve que les estáis suministrando bien de lombrices y hormiguillas.

  3. Hola! Pues mirad, quería dejar esto para un artículo pero veo que no se cuándo escribirlo. Una de las ventajas de este tipo de muros es que son algo así como “autodrenantes” (espero que no me esté leyendo ningún ingeniero ;)) Las piedras, al no formar una barrera impenetrable (como sería el caso, por ejemplo, del hormigón) dejan pasar el agua que suele ser uno de los mayores problemas de resistencia de los muros. Así, un muro de piedra seca, de gaviones, un talud con mallas y vegetación y tal… todos estos dejan filtrar el agua.

    Por cierto Zoe, te invito a mover peñascos cuando quieras, manos siempre faltan jaja

    Un abrazo!!

  4. Pues si, hace sentido. A parte da oportunidad a que crezca vegetacion.

  5. Pedazo muro!!! la verdad es que os ha quedado genial!

  6. Perdona que aporte una visión profesional:

    Esa capacidad autodrenante que mencionas, tiene que estar compensada con un material suficientemente drenante detrás de la piedra, me da la impresión por la foto que estás en una zona calcárea, si la parata la tienes en arcillas rojizas (típicas del relleno de dolinas) tendrás que compensar la presión que ejerce la arcilla cargada de agua con una mayor anchura del muro de piedra.

    Otra solución es meter drenes laterales en la arcilla (tuberías corrugardas cortadas a navaja, se pueden coger de las que tiran al cambiar las líneas eléctricas) para descargarlas antes de que presiones en la piedra.

    Pero por regla general copiar el sistema tradicional de cada zona es buen método, porque la selección natural los avala.

    SALUD

Deja un comentario

Campos requeridos marcados con *.