Proyecto: Vivir en el Campo

A medio camino

| 10 Comentarios

La vida no es un camino de rosas como todos sabéis. Y un proyecto de cambio de vida tampoco, por muchas satisfacciones que te pueda reportar. Ya os he hablado más de una vez de las dificultades a las que nos vamos enfrentando, las primeras fueron antes de comenzar con nuestra andadura y, obviamente, las cosas nunca son como uno se imagina.

No, no os asustéis que no vamos a dejarlo, es solo que hoy, tras unos días de mayor reflexión, me encuentro con ganas de aclarar mis ideas y compartirlas con vosotros. Quiero pensar que tras varios años de andadura en nuestro cambio de vida nos encontramos a mitad de camino y es momento para hacer una panorámica y establecer las bases sobre las que continuar.

Comencé este blog hace más de tres años, el 2 de febrero de 2009, tras algunos meses definiendo nuestro proyecto vital y algunos años moviéndonos inconscientemente hacia el tipo de vida que nos atraía. Ya os hablé del día que vi la luz, que supe lo que no quería pero aún no me había aclarado sobre lo que sí que quería. En fin, desde entonces nuestra vida ha cambiado mucho.

El día a día te hace centrar la vista cada vez más en lo cercano, en lo inmediato que es lo que necesitas ver bien para avanzar. Yo se perfectamente lo que tengo que hacer esta semana, soy una persona muy planificada, algo necesario por otra parte para nuestros proyectos. Ya os hablaré otro día de presupuestos y ese tipo de cosas. Pero eso hace que tu perspectiva esté tan focalizada que poco a poco los proyectos a largo plazo se vayan disipando, no veas más allá de la bruma y las montañas, tu primer y principal objetivo se te vaya olvidando. Eso es lo que me sucede a mi a veces.

¿En que consiste nuestro proyecto? En resumidas cuentas, en vivir en el campo. Pero eso es una definición que se queda corta, nuestro objetivo es vivir lo más integrados posible con el campo, en un pueblo, vivir del campo, en contacto con la naturaleza y cambiar de vida en muchos sentidos, buscando la autosuficiencia, la sostenibilidad, ser más felices con menos,… muchas cosas. Para ello tuvimos que establecernos plazos y objetivos, el único modo para llegar a nuestra meta.

Como laboralmente tenía cierta estabilidad decidimos comenzar por la vivienda. Una vez tuviéramos donde vivir, sin deber nada a nadie, vivir en el campo, podríamos volcarnos en nuestro objetivo de vivir del campo.  A veces nos ha tentado la impaciencia por trabajar por nuestra cuenta y comenzar con este proyecto pero siempre la sido la misma la conclusión: nuestros recursos económicos y temporales son apenas suficientes para la casa como para tener que compartirlos en otros objetivos.

Esto puede resultar frustrante, quizás por eso en el día a día nos vamos centrando en lo inmediato, hacer un tabique, poner una instalación, enfoscar una pared, ahorrar para tal,… es el único modo de afrontar un proyecto complejo. Pero en ocasiones hace que te sientas perdido, no sabes si vale la pena lo que estás haciendo, tanto esfuerzo, tantas horas de trabajo.

Este fin de semana hemos podido reflexionar, echar cuentas, y hemos llegado a la conclusión de que estamos a medio camino, tenemos más de la mitad de nuestra casa hecha (aunque los detalles serán interminables años después de darla por finalizada) y se ve en el horizonte nuestro siguiente escalón, el desafío laboral autosuficiente. Llegar a esta conclusión después de años puede parecer una tontería desde fuera pero en nuestra situación es algo muy importante, nos da fuerzas renovadas para trabajar.

También tenéis que saber que nada es gratis, el proyecto nos está suponiendo un desgaste en muchos sentidos, uno de ellos es en el físico. Os voy a contar algo. Cuando tenía diez o doce años era muy aficionado a la natuleza, como ahora, y descubrí que en un riachuelo que pasa por la huerta de mis abuelos había galápagos. Este riachuelo, con el paso de los años ha ido erosionando la tierra y circula por un mini cañón como a dos metros de profundidad. Mi padre me ayudó a construir un artefacto para “pescarlas” y a ello dediqué mi fin de semana. Cuando al fin vi que iba a coger una, me emocioné tanto que acabé cayéndome al cauce. En el mes de junio practicamente no lleva agua y tuve la mala suerte de que me golpeé en la pierna con un peñasco del fondo.  Me partí la tibia y el peroné muy cerca de la rodilla y como consecuencia me ha quedado una pierna un poquito más corta que la otra. Os suelto todo este rollo porque aunque no se me nota y andando creo que ligeramente, mi espalda sí que lo ha notado, y cuando tienes la espalda desequilibrada puedes tener problemas como el que he tenido yo desde que entré en la universidad, una ciática recurrente.

Nuestros proyectos, en concreto la obra de nuestra casa, pueden haber ayudado a fortalecer mi musculatura, pero indudablemente cargar el peso de ladrillos, cemento, arena, no es lo que pide mi espalda y mi ciática con lo cual me da bastante la lata, y últimamente más.

Ya en serio, os cuento todo esto porque hay que establecer prioridades y una de ellas es la salud. Y aunque tengamos prisa y queramos que nuestros proyectos avancen no servirán de nada si no tenemos una salud con la que disfrutarlos. Yo he tenido que verme más fastidiado (de lo normal) últimamente para decidirme a “hacer un esfuerzo” y ceder parte de mi tiempo a mi salud. De pequeño hice bantantes años artes marciales y lo abandoné con 15 ó 16 años. Hace un par de meses lo retomé y aunque parezca contraintuitivo ha sido mano de santo para mis problemas. Supongo que ya no será solo por la parte física sino por la descarga de tensión de la espalda.

En fin, como me suele pasar me voy por las ramas, pero de vez en cuando no viene mal hacer un alto en el camino, mirar atrás, mirarte a ti mismo y ver cuánto camino te queda hasta el final para ver si estás haciendo las cosas bien, qué puedes mejorar y tomarte un piscolabis para llegar a tu destino del mejor modo posible.

Un abrazo muy fuerte a todos y no desesperéis, lo habréis oído muchas veces y os lo he dicho yo también, “no es más feliz quien más tiene sino quien menos necesita”, y para demostrarlo en mi próximo artículo os voy a contar nuestras finanzas con pelos y señales.


10 Comentarios

  1. Animo!!! estar a mitad de camino es lo mejor, sobre todo por que te hace seguir adelante y ver con cariño, lo que has avanzado, que dia a dia parece poco, pero si uno se sienta y ve como estaba al principio se da cuenta de todo lo que ha avanzado.

  2. Hola.
    Confianza ! Fuerza !

    Somos varios lo que de Uruguay seguimos tu blog.

    No es poco cambiar de vida, se requiere un gran esfuerzo físico y mental. Es cierto que un arte marcial te centra en cuerpo y mente y eso resulta una buena herramienta a la hora de llevar adelante ese emprendimiento.

    Un gran saludo y todo nuestro apoyo.

    Andrés.

  3. Muy buen artículo.

    Gracias por compartir tus pensamientos a todos nosotros.

    Una vez escuché que si dedicamos tiempo a comer y domir, ¿porqué nos olvidamos del ejercicio físico? Como decían los romanos “Mente sana in corpore sano”.
    A parte de todo lo que nos digan para buscar la felicidad, el ejercicio, aunque solo sea media hora al día es fundamental para cualquiera.

    Ánimo y que consigáis poco a poco vuestros objetivos.

    Un saludo.

  4. Me alegra que lo tengas todo tan claro y sepas exactamente en que punto estás, eso ya es una ventaja. Lo importante es no dejarte vencer por las adversidades y seguir el camino que uno ha elegido. Nosotros también estamos en el camino. Animo y “pa’lante”

  5. Qué duro se hace, G. Los problemas empiezan cuando llegas al final…pero ya eres un poco más LIBRE.
    Echa un vistazo en internet a Djivan Gasparyan, música armenia de duduk.
    “Ask me no questions.” es por ejemplo un buen comienzo. A mí me viene bien en momentos de bajón.
    Tenemos que hablar con mas tiempo y espacio. Salud.

  6. Pues….enhorabuena! No se me ocurre otra cosa (y no hablo de tu problema de ciática), porque si somos pocos los que nos lanzamos….menos son los que llegan. Así que estar a medio camino….es todo un logro.

  7. arriva!! el proyecto que tienen esta muy bien encarado. (tambien retome hace poco las artes marciales con iguales buenas consecuencias) el apuro por cambiar las cosas tambien es un vicio social adquirido, con tranquilidad y si pueden disfruten de esta etapa que tambien es para aprender, animo!!! (su blog es una inspiracion para los que tenemos el mismo sueño) saludos desde uruguay

  8. Hola gamusino:
    Gracias por compartir tu experiencia con nosotros. Tu estas ya haciendo realidad tus sueños y estas a medio camino, que bueno, me alegro porque mientras los haces realidad tienes una ilusion y eso es muy importante en la vida. Yo ni he empezado, la incertidumbre me da un poco de miedo, pero , estoy ahi pensando si lo hago o no se aun muy bien que salida laboral autosuficiente darle, ese escalon que dices a ti se te presenta: que cultivo o actividad, como comercializo, cuanto puedo sacar..algo de .turismo rural, en fin tengo muchos deberes que hacer aun…animo y espero k tu ciatica te de los menos problemas posibles. Cuidate compañero

  9. Olé gamusino.
    Me encanta, después de tantos años, ver que seguís en vuestro camino. Me encanta tu post tan personal. Sólo puedo enviarte saludos y deseos de que sigas con esta colaboración que yo siento es para el bien común.
    Gracias.
    Raúl.

  10. Quiero kefir es muy importante para mi por favor

Deja un comentario

Campos requeridos marcados con *.