Proyecto: Vivir en el Campo

Somos ciudadanos del MUNDO

| 0 Comentarios

54cfb182be576_Àmbit 2 - Peça 2

He procurado siempre escribir sobre temas relacionados a la autosuficiencia, vida en el campo, naturaleza,… no he querido entrar en polémicas políticas y ese tipo de cosas. Tampoco es que hoy vaya a concretar mucho, pero sí que quiero comentar mi preocupación por el rumbo que están tomando las cosas en este planeta, en especial últimamente. Todos somos muy diferentes, tenemos opiniones, gustos, filosofías de vida muy distintas. Pero hay algo que nos une a todos, y es este planeta. Creo que nadie puede discutir el hecho de que formamos un todo con el planeta Tierra, no solo dependemos de él, somos parte de él. Los seres surgieron de su materia y energía junto a la del Sol y seguimos alimentándonos y viviendo de este planeta y en este planeta. Que yo sepa todavía nadie ha conseguido vivir autónomamente fuera de la Tierra.

Por otra parte, yo entiendo la política y el estado como servidores de los intereses de los ciudadanos y sus garantistas. Por definición, no creo que un estado pueda o deba tomar decisiones contrarias a los intereses de los ciudadanos. Podremos discutir si determinadas decisiones son buenas o malas, si las políticas liberales son mejores, si lo son las… realmente creo que la oposición tampoco tiene muy clara cuáles son sus políticas. En fin, lo que creo que sí debería estar claro es que el estado tiene que buscar garantizar el bienestar de sus ciudadanos, esa debería ser la prioridad y todo debería ir enfocado a ello. A mí francamente me importa un pepino si mi país es la tercera economía mundial, si somos líderes en… me dan igual la economía y la industria si no están para servir a las personas. A mí lo que me gustaría es que mi país fuera líder en el ranking de felicidad de sus ciudadanos, en el que mejor atendidos estuvieran sanitariamente, en el que hubiera una educación de calidad y la gente pudiera trabajar haciendo algo que le gustara, trabajando con un horario razonable y garantizándole tiempo libre para desarrollarse, pasar tiempo con sus familias o tocarse las narices. No quiero grandes empresas en mi país que machaquen sistemáticamente a la competencia, quiero que mi vecino pueda abrir un taller y le resulte rentable. ¿Esta qué orientación política es? ¿Esto cómo se hace? No soy político, no estoy convencido de la globalización ni de que esta sea mala. Pero sí estoy convencido de una cosa: somos unos catetos aferrándonos a lo local, ¡somos ciudadanos del MUNDO! Quiero que se preserven las idiosincrasias locales, es cultura y es enriquecedor. Pero pienso que todos tenemos que trabajar por el bien de la humanidad, ¡por ser todos felices! Eso es lo más importante.

¿A ti te va la caña y quieres echar jornadas de oficina de 12 horas? Genial, tío, eres libre para hacerlo, gánate una pasta gansa si así eres feliz. Guau, menudo Mercedes te vas a comprar. Por mi parte, lo que más valoro es el tiempo, tiempo para hacer lo que me gusta, para pasarlo con mi gente, en el campo, pensar, desarrollarme.

“Pero tío, es que no eres ambicioso, así no vas a llegar a ningún lado”. Claro que lo soy, pero cada uno tenemos nuestras ambiciones particulares. Yo trabajo de mañanas, por suerte tengo horario intensivo. Si a mí mañana me dijeran que echando unas horas por la tarde cobraría el doble diría que no. Y os lo digo sinceramente, seguro que pasaría por mi mente el, “así tendrías más dinero para tal, podrías darle a tus hijas cual,…” pero acto seguido pensaría, ¿y cuándo las voy a ver? ¿cuándo voy a hacer cosas en mi taller? ¿cuándo voy a hacer deporte, salir al campo, aprender a tocar la guitarra,…? Lo bueno que tienen mis ambiciones es que son sencillas, quizás austeras, y no tan difíciles de conseguir.

Y alguno dirá, “este tío está ganando una pasta y por eso le da igual no ganar más”. Pues la verdad es que no, ahora mismo en casa entra lo que yo gano, que es un sueldo y nos da para vivir bien pero sin despilfarros. Y eso gracias a que hemos hecho nosotros la casa durante 7 años (y la seguimos haciendo) con lo que nos hemos ahorrado mucha mano de obra y llevamos bien las cuentas. Seguimos con nuestro Clio de 10 años y nos apañamos bien los cuatro y los perros. Yo me suelo mover con una 125 para ahorrar gasolina y nos planteamos la vida en general con sencillez. A veces te gustaría poder gastar con más libertad, pero eso no vale el precio que hay que pagar a cambio.

Pero me voy por las ramas, todo esto venía a que últimamente estoy viendo muy claramente cómo se toman desde los estamentos políticos decisiones en mi opinión, muy contrarias a los intereses de la población. Si mi país genera la electricidad con carbón o uranio, eso va en contra de mi interés. Aún a pesar de que fuera cierto que así nos sale más barato (he visto varias gráficas demostrando que es precisamente lo contrario, por ejemplo en el caso alemán), yo preferiría pagar un 50% más de luz si en mi país fuera 100% generada mediante energías limpias. ¡No quiero envenenarme con los gases! Ahora nos venden los coches eléctricos, ¡qué bien, si no contaminan! Joder, si la electricidad que los carga sale de una central de gasoil… ¡la única diferencia es que a mí el coche me ha salido más caro!.

En España los ciudadanos pagamos la deuda de los bancos, Trump retoma la construcción del oleoducto y dice que no hay que obstaculizar a la industria con medidas verdes, la masacre de Siria, Ucrania, cada vez más partidos de tintes racistas,… ¿De verdad esto quiere la gente? Porque en muchos casos, esto es lo que estamos votando. Es cierto que cuando lo estás pasando mal te agarras a lo que sea… pero quiero pensar que hay más cultura que hace un siglo, que no se puede engañar a la gente tan fácilmente. Si te dicen, “toma, te pago una mierda por talar tus ciruelos”, por mal que lo estés pasando, probablemente dijeras que no. Esa mierda que te paguen te iba a durar cuatro días pero los árboles te darán su fruto indefinidamente. Pues estamos viendo un poco eso.

Es necesario que la gente suba a un sitio alto, lo más alto posible, una montaña, un cerro cercano y vea el horizonte. Que nos distanciemos, que veamos con perspectiva, nos elevemos por encima de las ciudades, de los móviles, centros comerciales y demás, y veamos que todo eso no son más que chorradas. Lo maravilloso es la vida, para que la vivamos como queramos pero, aunque sea por egoísmo, pensemos si las decisiones que tomamos, si nuestras opiniones, acabarán haciendo bien o mal a nosotros mismos y a nuestros vecinos.

Creo que si todos pensáramos en el bien de todos, como un conjunto, otro gallo nos cantaría. Me da la impresión de que muchos preferimos perder un ojo con tal de que el otro pierda dos… Cómo no, al final hay un empresario, cuñado de no se quién, que se forra a base de vender ojos.


Deja un comentario

Campos requeridos marcados con *.