Proyecto: Vivir en el Campo

Qué haría diferente si volviera a empezar el proyecto

| 4 Comentarios

Para los que nos conocéis de hace poco, nos pusimos manos a la obra en el 2010, pero ya llevábamos unos años buscando terrenos y opciones para emprender nuestro camino. Desde entonces la vida nos ha cambiado mucho, nuestro proyecto ha cambiado mucho y los resultados distan mucho de lo que habíamos planificado desde un principio. En este artículo os quiero comentar, desde la experiencia de estos años, qué haría diferente si hoy tuviera (pudiera) empezar de nuevo.

Ser más pragmático

Si volviera seguro que sería más pragmático. Empezamos nuestro proyecto por la casa, fuimos prácticos y aprovechamos lo que se nos ofrecía (un terreno familiar) a pesar de que suponía renunciar a parte de nuestras ideas como la búsqueda de una mayor soledad, más cantidad de terreno para poder desarrollar nuestros proyectos,… No obstante, hoy lo sería aún más. Nos complicamos haciendo una casa que podía haber sido bastante más pequeña, nos complicamos en algunos casos por productos o materiales más caros o menos prácticos por temas estéticos (eso se solucionó pronto por cuestiones económicas 😛 ), …

No ser tan optimista con mis previsiones temporales

Al principio, cuando comenzamos con todo esto, eché mis cuentas y en un año se tenía que quedar todo terminado. Parecía un cálculo realista y trabajando duro debería haber sido así. ¡Y una porra! ¡¡¡Llevamos ya siete y aún no hemos terminado!!! Bueno, a ver, ahora se que esto no va a terminar nunca, y no quiero que termine. Soy feliz con mis obras y proyectos y si en algún momento de verdad no encuentro nada más que hacer en mi casa, ya me buscaré proyectos nuevos.

El caso es que sí es cierto que ahora he aprendido a hacer previsiones temporales más holgadas, aún así siempre soy consciente de que seguramente terminaré tardando el doble. Esto es así.

Tomarlo con más calma

Este punto hila con el anterior, cuando comenzamos teníamos prisa por habilitar lo suficiente para poder vivir en nuestra casa cuanto antes. Así podríamos seguir con la obra ahorrándonos media hora de ida y media de vuelta todas las tardes, nos quitaríamos el alquiler, etc. El caso es que era desesperante ver que no se cumplían ni mucho menos nuestras previsiones y así no había manera.

Cuando ya estuvimos dentro de la casa, la prisa era porque se iba a mojar no se qué, hacía falta ya tal cosa, se veía horrible tal otra,… en fin, todo prisas por terminar cosas.

Me ha costado años y ansiedad, pero al final he aprendido a hacer las cosas con gusto y sin prisas. Hubo momentos en que no disfruté de lo que estaba haciendo y visto con perspectiva es lamentable. Pero bueno, de todo de aprende. Así que disfrutad de lo que estéis haciendo y tomadlo con calma.

Probablemente arriesgaría más

Pues sí, probablemente arriesgaría más. ¿Hemos arriesgado? Pues hombre, no sabría qué decir, puede que alguno piense que sí pero realmente los pasos que hemos ido dando han sido muy meditados, hemos trabajando con un estricto control financiero para no meternos en más de lo que pudiéramos asumir y probablemente lo que más haya arriesgado, personalmente, haya sido mi salud en algunos momentos.

Hoy día sí que arriesgaría más con un cambio más drástico, en su momento estábamos esperando a nuestra primera hija y seguramente eso nos hizo ser más conservadores.

En fin, estas son algunas cosas que cambiaría, seguramente cambiaría muchas más pero por hoy está bien. También os digo que si hubiéramos hecho un cambio muy drástico y nos hubiera ido mal quizás un punto hubiera sido que arriesgaría menos.

En el próximo, qué haría igual si volviera a empezar con nuestro proyecto. Un abrazo!!


4 Comentarios

  1. Bueno la “evolucion” existe

  2. Menos mal 😛 Pero bueno, equivocarse es estimulante. Un abrazo!

  3. Me reconozco en muchos puntos (sera porque somos “culos inquietos”,jeje).
    Ahora bien, cuando hablas de arriesgar dices: a dia de hoy haria un cambio mas drastico.
    ¿Como seria ese cambio drastico?
    Me he quedado con la intriga….
    Abrazos familia!! 🙂

  4. Hola Alberto, pues seguramente hoy tendría menos reservas a largarme a alguna aldea perdida de la mano de dios o algo por el estilo, soy huraño por naturaleza y me hubiera gustado vivir más aislado… en fin, somos jóvenes, la vida da muchas vueltas 😉

    Un abrazo!!

Deja un comentario

Campos requeridos marcados con *.